Más de la mitad de masones de la GLE perciben aversión hacia la Orden en España

La enfermiza obsesión antimasónica de Franco y su régimen sigue haciendo mella en España treinta y nueve años después de la muerte del dictador. Así lo revela el IV Barómetro Masónico de la Gran Logia de España. Los resultados del estudio, indican que el 66 por ciento de los miembros de esta obediencia perciben aversión social hacia la Masonería en el país, al tiempo que un 26 por ciento de los encuestados advierten acciones de agresión y hostigamiento hacia la Orden.

Esta entrada fue publicada en Antimasonería y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Más de la mitad de masones de la GLE perciben aversión hacia la Orden en España

  1. Ricardo Izaguirre Santamaría dijo:

    Estimado hermanos:
    Mucha de la suspicacia hacia las asociaciones esotéricas o semi esotéricas, proviene de la falta de información (o del sigilo de aquellas); por lo tanto, hay dos vías por las cuales se puede enfrentar esta natural desconfianza de la gente mal informada o con prejuicios, que es igual de nocivo. Un programa de información acerca de los objetivos de la Logia (lo que pueda publicarse) sería suficiente para disipar mucha de la información errónea con la que cuenta el vulgo, la cual, generalmente, proviene de las iglesias o de los políticos; o bien, de grupos fanáticos que no tienen conocimiento alguno de cuáles son los fines de la Gran Logia. En algunos países como el mío, Costa Rica, el grupo masónico parece disfrutar del misterio que rodea sus actividades cotidianas en la Logia; y eso, como es natural, despierta recelos en la gente sencilla que no tiene la menor idea de lo que trata la masonería. Hay actividades, DEBE haberlas, que los masones puedan compartirse con el vulgo, lo cual ayudaría mucho a borrar esa sensación de “cuerpo extraño” que insinúa la Fraternidad en muchos países y ciudades. Pasar por el frente de una logia masónica, despierta una cierta sensación de extrañeza; algo así como la que produce una sinanoga: algo misterioso, ajeno y, quizás, maligno.
    Espero ver el día en que la masonería de Costa Rica se abra un poco a la gente común y que establezca un sano vínculo de información con esta.
    Fraternalmente

    Ricardo Izaguirre S.

    • Horacio Lagleyze dijo:

      Estimado Ricardo: Mientras usted y todoslos integrantes de la masonería, dejen de discriminarse respecto a los demas “ciudadanos”, que es lo que somos todos los integrantes de una comunidad, con conceptos como los vertidos por usted en esta nota que es denigrante para la dignidad del ser humano, primero nos trata de “vulgo”, le recuerdo que la RAL define a VULGO, como:”m. Conjunto de la gente popular, sin una cultura ni una posición económica elevada”, sería muy extenso y motivo de una charla explicarle a usted que la cultura no es propiedad de los masones y que tener una posicion economica elevada es el paradigma del materialismo y liberalismo, que son la decadencia de nuestra civilización. Usted no hace una sola mencion a objetivos de ascenso espiritual, a valores morales y a la necesidad humana de atesorar valores morales y éticos, simplemente nos llama primero “vulgo” y luego, “gente comun”, acaso ustedes ¿son especiales?”, un titulo dado solo por ustedes mismos, son juez y parte en la dificil empresa de catalogar y encasillar a los demas ciudadanos, ustedes miran el mundo desde su ombligo y solo para provecho de esas sectas “cuasi” secretas de señas y mensajes ocultistas. Debido a su propia discriminación fatalmente seguirán siendo “un cuerpo extraño” para la comunidad, y los cuerpos extraños, como los parásitoa se extirpan o terminan con la vida del cuerpo donde se alojan. Gracias por aclarar usted mismo como nos consideran a quienes no formamos parte de su asquerosa organización. El pez por su boca muere. Saludos y feliz navidad y prospero año nuevo.

      • Camilo Rios dijo:

        Horacio: No se que versión de RAE consultaste, pero en la edición de internet dice:
        vulgo.
        (Del lat. vulgus).
        1. m. El común de la gente popular.
        2. m. Conjunto de las personas que en cada materia no conocen más que la parte superficial.
        Y es claro que Ricardo usó la primera acepción: el común de la gente popular. No hay nada discriminatorio en la palabra, y menos cuando fue usada para hablar de los no-masones. En la Masonería usamos también la palabra “profano” para referirnos a los no-masones. Podrías encontrar ofensivo ese último término, pero tampoco tiene un sentido peyorativo (Pro=delante de; Fanus=Templo, el que está fuera del Templo masónico).
        En cambio la palabras “parásito” que indilgas a la masoneria, así, en su conjunto, es absolutamente inaceptable, como también lo es tu calificativo de “asquerosa”. Todo esto habla de la intolerancia con que nos ven muchos no-masones, por sus propios prejuicios e ideas preconcebidas. La masonería es una escuela de moral, que vela sus enseñanzas en símbolos. Esos símbolos provienen de los antiguos gremios de constructores. En nuestras reuniones se prohibe hablar de religión y de política y se abre el Libro de la Ley que sea canon en ese País o grupo.
        En cuanto a sus miembros, ¡has dicho “parásitos” y “asquerosos” a Alexander Fleming, descubridor de la penicilina y a Steve Wozniak, co-fundador de Apple!

Los comentarios están cerrados.