Entrevista a Teresa Alabèrnia, nueva Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España

Teresa Alabèrnia i Domènech fue instalada el pasado mes de julio como Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España, cargo que en el que releva a Ana María Lorente. La nueva Gran Maestra ha concedido una entrevista a Actualidad Masónica donde, entre otras cuestiones, señala las claves de su acción futura al frente de esta obediencia.

— ¿Cuándo decidiste llamar a las puertas de la Masonería y qué te impulsó a ello?

— Osé pedir ser aceptada, no sin cierto temor al rechazo, en un momento de replanteamiento de vías o caminos de progreso personal. Si bien es cierto que de muy joven me atrajo no tanto por la casi nula información escrita de que se disponía como –precisamente- por el hálito heroico que la rodeaba, fruto este de la persecución sufrida en manos de las fuerzas reaccionarias que habían dirigido el Estado en sus momentos históricos más oscuros.

“Mi trayectoria social de compromiso en defensa de los derechos de las mujeres, me encaminó a una obediencia femenina, la Gran Logia Femenina de Francia. Fui aceptada y aquí estoy: en la Gran Logia Femenina de España, una vez constituída, con Carta Patente otorgada por nuestras hermanas francesas, y espero seguir siendo siempre Aprendiza, sean cuales fueren los oficios ejercidos o el servicio a los cargos encomendados.

— ¿Cuáles serán las grandes líneas de trabajo de tu labor como Gran Maestra?

— El programa que presenté ante nuestra Asamblea de Representantes el pasado mes de julio he intentado resumirlo, a grandes trazos, en la bienvenida de nuestra página web. Permíteme que lo reproduzca aquí, ya que pienso que puede dar cumplida respuesta a la pregunta formulada. Esta sería la síntesis:

“En un ir y devenir constante, en el imparable progreso de la Humanidad, cíclicamente nos encontramos con paréntesis cruciales. El colapso de un sistema económico caduco ha conllevado siempre inevitables convulsiones y medidas injustas como último y vano intento de pervivencia. Hoy estamos ante un reto al que es preciso responder con la esperanza. Como masonas, como ciudadanas y como librepensadoras, no somos indiferentes a la ofensiva de valores mercantilistas y deshumanizadores. Ni podemos resignarnos viendo cómo derechos fundamentales son minimizados y sacrificados.

“El derecho a una sanidad digna, a la igualdad de oportunidades, a la educación y a las libertades conseguidas son irrenunciables. Nuestra Ética nos lleva a considerar a las personas por lo que somos, no por lo que poseemos.  Las voces de la Masonería Liberal y Adogmática, en armónico coro, entonamos textos de Universalidad Ética. En ello estamos comprometidas, en ello reside asimismo la esperanza.

“Sin dogmas ni consignas seguimos y seguiremos, cada una de nosotras, cuestionándonos y cuestionando, trabajándonos y trabajando, asumiendo y aportando, individual o colectivamente según el propio talante, pero siempre a través del prisma de una espiritualidad universal que va más allá de estrechas ortodoxias. Una espiritualidad, un trabajo, centrados en el Amor y basados en la razón.

“Las divisas de Libertad, Igualdad, Fraternidad, Laicidad son palabras plenas de sentido. Como lo fueron para las masonas que nos han precedido y que se mostraron consecuentes en su defensa: Louise Michel, Adelaida Cabette, Teresa Claramunt, Libertad Morte… y tantas y tantas mujeres conocidas o anónimas que, impelidas por la fuerza del Corazón, nos han legado el ejemplo de cómo un ideal puede devenir posible, de cómo una pequeña luz se puede transmutar en faro y de cómo la feminización de la sociedad será, muy posiblemente, factor indispensable.

“En la Gran Logia Femenina de España confluímos mujeres de distintos orígenes, de muy variadas trayectorias. Nos unen: un Método que iguala; la Fraternidad que permite acercarnos a la comprensión y por ende a respetar pequeñas verdades en pos de la Verdad; en definitiva, nos une un camino común con diferentes andares.”

“No podemos perder de vista que la Gran Maestra no es más que la portavoz de la obediencia. Nuestro funcionamiento, plenamente democrático, hace que el poder legislativo recaiga exclusivamente en la Asamblea donde son únicamente las Diputadas representantes de los talleres o logias quienes ostentan la máxima autoridad. Siendo así que, tanto el Consejo Federal (o ejecutivo) elegido de entre las Diputadas, como la Gran Maestra –elegida a su vez de entre las Consejeras Federales– actuamos por mandato.

— ¿Qué sentido tiene en nuestros días la existencia de una masonería específicamente femenina?

— Si te digo “es la pregunta que estaba esperando” o “me alegra que me hagas esta pregunta” seguramente te sonará a tópico, y muy manido por cierto, pero… es verdad. Ya tenía yo ganas… ¡y me das la primera oportunidad! Bromas aparte, me he preguntado alguna vez: ¿Qué sentido tendría en nuestros días la inexistencia de una Masonería específicamente femenina?

“Negar el sentido de nuestra existencia sería negar al mismo tiempo el sentido de toda organización específica de mujeres. Constatar nuestra inexistencia sería constatar graves disfunciones de la Masonería: un alejamiento de la realidad social y sus necesidades; sería verificar la pérdida de un espacio de trabajo propio que permite expresar cómo es nuestra búsqueda de conocimiento como mujeres iniciadas, así como nuestro compromiso como ciudadanas con conciencia de género.

“Personalmente concibo la Masonería como un rico mosaico de matices y sonidos que decoran y fluyen libres en nuestros templos. Sin fronteras ni barreras. Una Cadena de Unión que va ensanchándose a la par que el corazón de los hermanos y hermanas. ¿Masculina? ¿Mixta? ¿Femenina?: opciones personales, ni más ni menos -que no es poco.

— ¿Cuáles son tus planes respecto al Espacio Masónico de España, organización de la que forma parte la GLFE?

— En la Gran Logia Femenina de España estamos comprometidas con el EME y asimismo compartimos objetivos y esfuerzos con otras organizaciones supraestatales como son el CLIMAF (Comité de Ligamen Internacional de la Masonería Femenina) y la UMM (Unión Masónica del Mediterráneo).

“No hay planes preconcebidos ni en referencia al EME ni al resto. Nuestra voz es y seguirá siendo una más, contribuyendo a la armonía del coro. La partitura del EME escrita entre todos sus intérpretes (Gran Oriente de Francia, Federación Española de la Orden Mixta Internacional El Derecho Humano, Gran Logia Simbólica Española y Gran Logia Femenina de España), nos describe gráficamente que tiene como objetivo el fomento de la laicidad, el estudio, reflexión y debate sobre temas sociales de actualidad a fin de “unificar nuestra voz y nuestro esfuerzo en todos los ámbitos del mundo institucional, social y cultural”. Esta es la hoja de ruta que, sencillamente pero con fuerza y entusiasmo, pensamos seguir.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.