Ilia Galán: “La estética influye mucho para que el rito transmita lo que debe”

Ilia GalánIlia Galán (Miranda de Ebro, 1966) ha agrupado en el libro Sombras de Acacia una selección de 41 poemas –en parte ya publicados, en parte leídos en logia– hermanados por las referencias, veladas o bien explícitas, a su experiencia como francmasón y al diálogo con los símbolos.

Según escribe Javier Otaola en el prólogo del la obra, Galán “se reconoce en la metáfora masónica de la construcción”, mostrándonos en sus poemas “su propia visión de la Orden del Gran Arquitecto del Universo como una vía de acceso al fondo luminoso del Ser, Uno e Incontaminado, cuyos destellos se manifiestan en todas las grandes tradiciones espirituales de la Humanidad”.

Ilia Galán, profesor de Estética y Teoría del Arte en la Universidad Carlos III de Madrid, ha accedido amablemente a responder las preguntas que Actualidad Masónica le ha formulado a propósito de Sombras de Acacia:

— Tu iniciación tuvo lugar en 1996. ¿En qué momento sentiste que los símbolos masónicos “te hablaban” de la tal modo que debías reflejar poéticamente esa vivencia?

— Es algo que ya tenía dentro en parte, por la tradición inocográfica occidental, pero se potenció con el entusiasmo de los comienzos en un nuevo camino, aunque en realidad era el mismo que llevaba. El poeta que llevo dentro es el mismo que vive la vida cotidiana y aspira a la más alta, por eso, lo que vive y ama, se refleja siempre en lo que escribe.

— Parte de los poemas agrupados en el libro fueron leídos en logia en su día. ¿Qué sensaciones propias o ajenas has recogido al leer tus poemas en en un marco tan singular?

— Fueron estimados y aprobados por quienes mejor los podían entender, aunque los profanos también pueden extraer hondo significado. Fue bonito. Uno de ellos, el primero, se repartió en un papel especial a todos los hermanos el día que me instalaron en el sillón del Rey Salomón como Venerable Maestro de la logia Phoenix nº31, que varias veces aparece volando y renacida en mis poemas.

— Cada persona llama a las puertas de la Orden por razones distintas. En tu caso, ¿la estética de la Masonería fue uno de los elementos que te motivaron a dar el paso?

— Sin duda, pero más el espíritu de fondo y lo que había leído, lo que habían hecho en la historia en el caso de algunos eminentes masones. La estética es algo que influye mucho para poder vivir bien el rito y que transmita lo que debe. No se vive igual una ceremonia en una chabola que en una catedral.

Sombras de Acacia ha sido editado por masonica.es, y se oferta al precio de 12 euros en papel y 6 euros en formato digital. En la página web de la editorial, puede descargarse gratuítamente una muestra del libro con la introducción, el prólogo y el primer poema del mismo.

Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.