Condenas masónicas ante la criminal masacre de Noruega

NoruegaLa terrible masacre perpetrada por el ultraderechista Anders Behring Breivik el pasado día 22 de julio en Noruega, donde dos cobardes acciones criminales en Oslo y la isla de Utoya segaron la vida de 72 inocentes, ha motivado reacciones de condena por parte de diferentes organizaciones masónicas. La Orden Noruega de los Francmasones difunde en su página web un comunicado firmado por el Gran Mestro de esta obediencia, Ivar A. Skar, donde se señala lo siguiente: “Ha aparecido en los medios de comunicación que el acusado era miembro de la Orden Noruega de los Francmasones.  Ahora ha sido excluido – la exclusión es efectiva de inmediato”.

El comunicado de los masones noruegos prosigue indicando que “la exclusión refleja que los hechos que se le acusa haber llevado a cabo, y los valores que parecen haberlos motivado, son completamente incompatibles con lo que representa nuestra Orden. Construimos nuestra actividad en valores cristianos y humanistas y nuestros miembros contribuyen a la promoción de la caridad, la paz y la bondad entre todos los pueblos”.

Finalmente, el máximo representante de la Orden Noruega de los Francmasones se compromete a facilitar a las autoridades “toda la ayuda y la información que podamos dar para contribuir a la investigación”.

Por su parte, la Gran Logia de España, mediante un documento fechado el pasado día 24 de julio que firma su Gran Maestro, Óscar de Alfonso, apunta que “la consternación entre los Hermanos de la GLE es absoluta porque asisten con incredulidad al hecho de que el autor principal de los terribles atentados de Noruega pudiera tener la condición de masón, pues nada hay más contrario a la francmasonería que el fundamentalismo en cualquiera de sus formas. En la lucha contra el fundamentalismo se ha destacado de forma esforzada la Masonería y, con costes altos en vidas y privaciones de libertad, la Masonería en España”.

La Gran Logia Simbólica Española también ha condenado la masacre. En un comunicado que reproduce el blog El Masón Aprendiz, la GLSE “lamenta profundamente” que “un sujeto de semejante catadura haya podido ser iniciado Francmasón en algún momento de su vida, y afirma que la Masonería universal, cuyos principios son Libertad, Igualdad y Fraternidad, no tiene ni puede tener nada que ver con las ideas ni con las actividades de ese criminal, aunque alguien haya cometido el error de permitirle el ingreso en nuestra Hermandad de personas libres y tolerantes”.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.