Un artículo culpa a los masones de los asesinatos de Jack el Destripador

El periodista y escritor español César Vidal, conocido por sus furibundos ataques contra la masonería, cree que la Orden se encuentra detrás de los crímenes de Jack el Destripador, el misterioso asesino que cometió un mínimo de cinco homicidios en el Londres de 1888, y al que las autoridades nunca lograron detener ni identificar.

En un delirante artículo

publicado el pasado 4 de septiembre en diario La Razón, Vidal argumenta que “Jack el Destripador” era, en realidad, un colectivo del que formaban parte el marqués de Salisbury, Primer Ministro de la época; el doctor William Gull, médico de la reina Victoria; y Robert Anderson, segundo jefe de la Policía Metropolitana. Los tres, sostiene el autor, pertenecían a la masonería.

El artículo asegura también que los asesinatos fueron ejecutados “siguiendo un ritual masónico que incluía el degollamiento propio del juramento del aprendiz y el destripamiento relacionado con la iniciación en el grado de maestro, actos que pretenden castigar en la masonería la revelación de secretos”. “Al final -concluye César Vidal-, Jack el Destripador había sido algo más cercano a una logia que a un psicópata sexual”.

Esta entrada fue publicada en Antimasonería y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.