Una logia en el campo de concentración

El infame régimen nazi contaba entre sus enemigos a los masones. En 1943, siete hermanos belgas que se encontraban internados en el campo de concentración Emslandlager Esterwegen fundaron -obviamente de manera clandestina- la logia Liberté Chérie. El taller desarollaba sus trabajos en el barracón número seis del mencionado campo, reuniéndose sus miembros en torno a una mesa que, de ordinario, se utilizaba para la clasificación de envases. Los masones contaban con la complicidad de un sacerdote católico deportado, que hacía de vigilante para proteger las tenidas.

Los blogs de Iván Herrera Michel y de la logia española Semper Fidelis han divulgado recientemente la historia de esta particular logia, cuyo venerable maestro fue Paul Hanson. Junto a él, participaron en la fundación de Liberté Chérie los masones Luc Somerhausen, Jean De Schrijver, Jean Sugg, Henry Story, Amédée Miclotte y Franz Rochat. En el mismo barracón estaba también confinado Franz Bridoux, iniciado después de la guerra.

La logia clandestina inició a un nuevo hermano, Fernand Erauw, posteriormente elevado al tercer grado. Erauw fue, precisamente, el último superviviente del taller, falleciendo en 1997 a la edad de 83 años.

Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una logia en el campo de concentración

  1. VICTOR CASTELLANOS dijo:

    NO SE POR QUE? EL ESCUDO DE LA MAZONERIA EN LA SEDE DE BOGOTA D.C TIENE CUATRO CRUCES,

  2. Larra dijo:

    Una historia de entrega y buen hacer humano masónico. La primera vez que leí sobre Liberté Chérie fue en el Cercle Memoire et Vigilance, una web francesa de Hermanos que sufrieron los horrores nazis: http://cmv.emedina.org/

Los comentarios están cerrados.